19 de marzo de 2009

EXAMEN

Por un tiempo todo se vuelve un no.
No puedo. Hoy no. No tengo tiempo. No, gracias, pero...
Todo el día y todos los días transcurren en torno al mismo eje.
Después de eso solo se quiere dormir, solo se puede dormir. Y al final nunca es suficiente, porque te despertás tan cansada como el día anterior y son las 6.30. "Después de comer me tiro 1 horita".
Así que por un tiempo toda la vida pasa por la misma condenada tarea y por la conciencia constante de estar agotada.
Y ¡menos mal! que se cuenta con una familia que te banca los malhumores o las crisis de llanto, un novio que recibe descargas que no le corresponden y un grupo de amigos que ya se acostumbró a esto y dejó de reprocharte, para entenderte.
En el medio siempre te perdés de todo. Y cuando tenés mucha mala suerte, justo cae cerca de tu fecha la fecha de alguna obra, recital, reunión o estreno de peli que estabas esperando.
Pero después hay un después.
Cuando por fin se tiene el fruto en la mano (en forma de libreta firmada) no se puede más que mirarlo y sonreír.
Y sentir que estás un paso más cerca.
Solamente un paso más...


Chau Cirugía.

4 comentarios:

emegehache dijo...

Ah, ah, ah. Ese momento en que los nóes se vuelven síes es impagable. ¿O no? =)

Flor dijo...

Absolutamente SI :)

eterno sindrome pre menstrual dijo...

Y lo peor es que no hay una condición para cambiar el no por el sí.
Está en nosotros...
y somos boludos a veces, o simplement no podemos cambiar esas dos letras

Hola srta!!

Beos grande

Luis dijo...

el Sí nos tiene q dominarmar mas qe el NO


besos