16 de marzo de 2007

UNA FLOR AMARILLA

"Estaba al borde de un cantero, una flor amarilla cualquiera. Me había detenido a encender un cigarrillo y me distraje mirándola. Fue un poco como si también la flor me mirara, esos contactos, a veces... Usted sabe, cualquiera los siente, eso que llaman la belleza. Justamente eso, la flor era bella, era una lindísima flor. Y yo estaba condenado, yo me iba a morir un día para siempre. La flor era hermosa, siempre habría flores para los hombres futuros. De golpe comprendí la nada, eso que había creído la paz, el término de la cadena. Yo me iba a morir y Luc ya estaba muerto, no habría nunca más una flor para alguien como nosotros, no habría nada, no habría absolutamente nada, y la nada era eso, que no hubiera nunca más una flor."

Julio Cortázar

7 comentarios:

Pvncho dijo...

tratándose del tío Julio no puedo ser objetivo, es un grande; que bueno que existió él.

Gabriel dijo...

Quién puede ser objetivo con don Julio???
Que lindo Flor! Mirá qué bien habla de vos don Julio ¿eh? Te tenía junada ;)

Será así che? Siempre habrá flores para los hombres futuros?
Futuros de que? Hombres de quien?

Javier dijo...

que grande el cronopio. un dia de estos releo rayuela, que novela x dios

A veces yo dijo...

Gracias Flor por entrar a mi blog y por dejar tu huella...Maravilloso Don Julio, maravillosa vos tambien!!
Nos leemos!! Besos y abrazos

Luciano dijo...

Hacía un titmpillo que no pasaba por tu blog, flor... perdón y gracias por el pedacito de Cortázar :)

wallyzz dijo...

Necesito una flor, una flor una flor
Me hace falta una flor una flor un flor

A veces yo dijo...

Me olvide de decirte, que en realidad, algunas cosas de las que escribo, tienen mucho que ver con tu maravillosa ciudad....o con un habitante de ella, en realidad...
Gracias nuevamente