16 de marzo de 2007

LAS VUELTAS DE LA VIDA

¡Claro que hacía siglos que no te veía! Y ahora, culpa de que no pasó el colectivo de las 18.09 Hs, te encuentro en el de las 18.27 Hs. Justo después de que me habías llamado. Cosas que pasan ¿No?

Y después el curso, nada fuera de lo común. Volver a casa, comer y correr en busca del sueño porque el día siguiente está demasiado cerca y empieza muy temprano. Pero antes un encuentro inesperado a mitad de camino. Gracias al sueño o al orgullo termino descubriendo que podía esquivarlo, ¡haberlo dicho antes!

Lo de la mañana había sido raro, siempre es raro encontrarse en un segundo tan presente con un futuro que se piensa tan lejano. Pero más allá de lo que se piensa o se espera, sucede a veces que uno se encuentra parado ahí, con esa ropa que suena a disfraz (y que me recuerda a mis juegos infantiles) entrando a una habitación bajo un rótulo que, sin previo aviso, te congela, te paraliza, te da ganas de salir corriendo en dirección opuesta... y no tenés más opción que intentar mostrar naturalidad y confianza, decir "buen día" y hacer lo que te toca.

Un claro desorden, claro está.
Tiene lo suyo, tiene lo suyo...

2 comentarios:

Lulet dijo...

Me encantó!!!

Besotes!

Gabriel dijo...

A mi también che...

aunque no entendí un soto :$

Nevermind, usté escribe de p*t* madre :D

Kiss :D