9 de febrero de 2007

SILENCIO

Hay quienes dicen que a veces el silencio es la mejor respuesta, y siempre pensé que era una afirmación más que válida. Lo que nunca se me ocurrió pensar fue en su contracara, en la parte no tan saludable del callar.
Pude vivir con esto durante mucho tiempo, sin detenerme a ver este detalle hasta que un hecho cambió para siempre mi manera de ver este concepto.
Hoy veo al silencio como la peor de las declaraciones (no siempre, claro está, pero en momentos puede llegar a serlo). Hoy me arrepiento de mi silencio, y también del silencio de la persona que tuve enfrente. Hoy sé también que de nada sirve el arrepentimiento ni las preguntas que ya no vamos a poder responder. Hoy sé que no voy a olvidar, hoy sé que no voy a cometer el mismo error.

Lo que no sé es si la vida va a darme una segunda oportunidad... pero espero que así sea.
Porque quiero pensar en esto como parte de un entrenamiento, de una práctica, de un aprendizaje que en algún momento me tocará aplicar.
Lo veremos en el próximo capítulo de... "Cosas que pasan, qué loco todo ¿no?"

10 comentarios:

Meru dijo...

No tengas miedo. Todo se aprende.
Obviamente, yo odio el silencio.
Odio el silencio cuando algo debe ser dicho, y aquello que nos frena de hacerlo.
Sin embargo, creo que las cosas pasan por algo. Y que todo fluye, habrás de hablar cuando llegue el momento justo, y las palabras serán exactas.
Y si ahora estás entendiendo lo mal que hiciste en callar, tan mal estaría al menos decirle eso?
Decir lo que callaste, y decir que te arrepentís de haberlo callado?


No sé bien por qué andarás pasando, sé que todos los finales son felices, y si no no son finales. Elegí.
Espero que andes bien,
Saludos! =)

Flor dijo...

Meru: Ya los dos dijimos lo que habíamos callado, pero demasiado tarde. Todo un tema.
Me gustó eso que dijiste de los finales...

Te agregué al Msn, después hablamos mejor por ahí, si me aceptás, claro :)

Meru dijo...

Y la solicitud para que te agregue nunca llegó =(
Te agregué yo con tu cuenta de gmail, te leeré por ahí! =)
Saludos!

Luciano dijo...

Muchas veces clamo por silencio, cuando todo es caos, cuando mi mente necesita paz.

Y otras, cuando le pregunto por qué, por qué no pudo ser, por qué no puede ser, me encantaría que al menos me dijera algo...

Ojalá esto fuera un entrenamiento y tuviéramos segundas (y terceras..) oportunidades, para volver a hacerlo mejor...

Araña dijo...

el silencio, cuando hay cosas para expresar, no es bueno..
y ojalá todos tuviéramos segundas oportunidades.
Un beso

Flor dijo...

El silencio está bueno cuando uno no tiene nada para decir o cuando sobran las palabras y con un silencio alcanza para expresar algo.
Como dijo Araña, si hay cosas para decir, no esta bueno, eso genera malestar después y quizás hasta nos arrepentimos.
El silencio es una herramienta... sólo hay que saber usarla.

Besotes!

PD: que tema de las pastillas andabas buscando?

Hernán dijo...

Avalo el silencio cuando no hay nada que lo mejore. Para todo lo demás, haga ruido sanamente, porque el ruido es vida, señora!

Gioconda dijo...

Por ahi dijeron alguna vez: uno es dueño de sus silencios y exclavo de sus palabras.

Los silencios se pueden arreglar... las palabras a veces no.

De todas maneras. Nunca se saben las vueltas de la vida.

Todo puede ser.

Saludos!

pd: muy bueno tu blog!

wallyzz dijo...

El silencio no depende de vos, sino de la pareja, si hay uno que no habla es porque hay otro que no escucha...
Abrazos de Nuncadejesdedecirloquetengasaflordepiel

Flor dijo...

Escuchando Sui encontré la mejor definición al caso:

"Nadie se animó a decir una verdad, siempre el miedo fue tonto"

Ahora habrá que esperar el próximo capítulo, si es que hay... o el próximo libro.