15 de febrero de 2007

PORQUE SÍ

Hoy no tenía ninguna idea especial para subir (¿alguna vez tuve una?) y encontré esto, que hace un tiempo tenía guardado y hoy va... porque sí.

Era tarde, bastante más tarde de lo que ella hubiera querido. Aunque había aprendido a andar las calles sola (y creo que hasta a veces llegaba a disfrutarlo) seguía teniendo ese respeto particular por la noche… un respeto similar al que se tiene por la jaula de los leones en el zoológico, o por los caprichosos remolinos de un río picado. De cualquier modo, esta vez no había opción; no se veía cerca ningún monito simpático esperando su ración de maní, ni existían allí pequeños arquitectos de la arena necesitados de obreros para alzar sus castillos. Sólo estaba la noche; oscura, vacía y fría (tal como se la podría haber descrito a ella algún tiempo atrás). Respiró, bastante lento y lo más hondo que pudo, y mezcló el sonido que produjo con el “tap, tap” de sus primeros pasos. Debe haberse sentido satisfecha, o algo parecido, porque le fue imposible detener a la sonrisa que se dibujó en su cara (guardaba la rara costumbre de evitar sonreír, seguramente desconocía el brillo mágico que le otorgaba… o tal vez lo conocía a la perfección, ella siempre tan inexplicable). Caminó apenas lo suficiente, ni un paso más, ni uno menos, para instalarse en el mismo refugio aquel, para esperar, siempre, el mismo colectivo… no podemos acusarla de ser excesivamente metódica (al menos no por esto), su lugar no estaba cerca (en realidad estaba bastante más lejos de lo que creía… pero le llevaría un largo tiempo descubrirlo) y no tenía demasiados caminos para llegar. Sentada ahí, con poco abrigo (¿acaso tenía abrigo alguno?) para una noche tan fría y tan larga como aquella… nadie puede precisar, ni siquiera aproximar, cuánto tiempo pasó, pero sin dudas su velocidad fue infinitamente menor que con la que su cabeza se movió. Ella siempre tan inexplicable, a veces tan impredecible y otras predecible hasta el aburrimiento, pero nunca menos fascinante. Esperó (si algo había aprendido era a esperar por lo que realmente quería, que jamás llegaba rápido). Hay quien dice haber pasado por el lugar y haberla visto acompañada por algunos personajes ocasionales que se sentaban brevemente a su lado… pero nada de esto debió ser importante, porque ella siquiera se molestaba en recordarlo. Aquella noche sólo importó un encuentro… “Ahora sí”, se dijo. A lo lejos vio la luz de su colectivo que se aproximaba. Se paró, lo miró casi sonriente mientras pasaba enfrente suyo, dio media vuelta y comenzó a caminar. Su lugar no estaba cerca, pero se dijo que sería mejor recorrer el camino en buena compañía. Debe haberse sentido satisfecha, porque no pudo evitar la sonrisa que se dibujó en su cara… siempre la misma magia, siempre ese brillo tan particular.

9 comentarios:

Lord Azazel dijo...

Esto lo escribiste tú flo??

Muy bueno, saludos...

Meru dijo...

PORQUE SIIIIIIIIIIIII!

Es lindo, y me gusta cuando la gente hace cosas porque si, festejo la actitud xD

Rodrigo dijo...

Si, eso. ¿Por qué tiene que haber un "porque"? Bien hecho!

Florencia dijo...

L.A: Si, fui yo. Me alegro que te haya gustado, a mí no me termina de cerrar.

Meru y Rodrigo: ¿Por qué? Porque a veces soy obsesiva con los porques.

Nacho ® dijo...

Bello, me gustó tu escrito


Andaré dando zancadas por tu patio.

Nacho ® dijo...

Bello, me gustó tu escrito


Andaré dando zancadas por tu patio.

Flor dijo...

Muchas gracias :)
Cuando quiera, será bien recibido :)

Meru dijo...

y entonces no te obsesiones! Obsesionate con el "por qué no?" Yo era de los "Por qué?" pero son mucho más divertidos los "por qué no?" asi que .. bueno, ahora soy una chica "por qué no?" !
:P


pff, estoy desvariando hoy! :S
saludos!

Lord Azazel dijo...

Flo, tengo un texto nuevo para mandarte...
Cuando lo recibas avisame que tal esta!!!!