8 de febrero de 2008

CIUDADES

¿Te acordás como me dolía tu Buenos Aires por esos días?
Me faltaba Buenos Aires en todo el cuerpo... y un poco más allá.
Las calles, las plazas, los estadios, las avenidas, los árboles, las palomas (¡sí! ¡las palomas!), los colectivos, las paradas de colectivo, los subtes, los ruidos, los personajes exóticos que albergaba... todo me llenaba de nostalgia y de tristeza.
Me conociste con el corazón en pedacitos, intentando traerme de vuelta desde tu ciudad a la mía.
Me viste reconstruirme, mandar a buscar las partes de mí que habían quedado allá, me trajiste algunas vos y supiste que había ido yo misma a devolverme otras.
De a poco volví a quedar entera. Pude pasar por la bendita plaza San Martín sin sentir que se me desgarraba algo detrás del esternón, mirar el Obelisco como un lindo monumento, saber de la Facultad de Medicina como una universidad cualquiera... en resúmen: pude convertir a Buenos Aires en ciudad otra vez.
Ahora, pasadas esas épocas de tristeza en las que me extendías tu mano desde allá (y me la hacías llegar, no se cómo, pero me la hacías llegar... algo de Maga debés tener), quiero a Buenos Aires por muchas cosas; y la quiero porque te tiene a vos, porque sos vos.

Por estos días te duele mi Rosario, conmigo adentro. Te duelen sus calles y sus 107's... y sobre todo debe doler la Terminal, aunque no me lo digas. Y yo quiero estirar mi mano para alcanzarte y no sé cómo hacerlo, por eso intento estas palabras... a lo mejor ellas te abrazan un poquito por mí. Si lo hacen, pediles que te devuelvan aunque sea una parte de todo lo que vos me das; de esa compañía y ese apoyo constantes, de tu ternura, de tu convicción, de tus deseos de verme feliz (como yo quisiera verte ahora).
Pediles que te cuenten que esta ciudad es hermosa y que debe haberse enamorado de vos, tanto como vos de ella. Porque Rosario es así, no se deja olvidar fácil... te llena los ojos y el alma con su belleza, te pinta las calles con calor de hogar, te rellena los rincones de almohadones y perfuma el aire con sahumerios de sencillez.
Así que deciles a mis palabras que te cuenten todo eso otra vez, para que no olvides a esta Rosario que (robando tus palabras) no soportaría la idea de no volverte a ver.

12 comentarios:

Bender dijo...

Me gustaron tus palabras.

Y sí, Rosario es así...

Cecis ... funámbula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cecis ... funámbula dijo...

Y no se qeu decir...no se si de golpe el Monumento a la Bandera se emplazó en la 9 de Julio, o si el Obelisco se mudó a Parque Independencia...si las escalinatas de Puerto Madero se fueron corriendo a Parque España o viceversa...deben ser las lagrimas que lo confunden todo y ho y llenan mis ojos como lo lleno la belleza de tu ciudad...
Y si, duele cada calle y cada esquina...y mira si me conoces que no hace falta que te diga lo que sobre todo duele...
Hoy tus brazos llegan y me abrazan....y cuanto estaba yo necesitando un abrazo rosarino (como antes, te acordas?)
Ysi, Rosario no se deja olvidar facil y siempre va a ser un poquito mia, y siempre mi corazon va a viajar en un 107 rojo a encontrarte en una esquina, y cuando ya no duela, el resto lo va a acompañar y vamos a salir a matear por ahi y voy a poder decirte con el alma llena de sonrisas: Que maravilla es Rosario Flor!!
Gracias enorme mujer por tus palabras, por tu dulzura, por tu compañia, por tu eterno aguante, por tus dedos cruzados...sos un ser especial, Rosario es especial, vos...sos Rosario...
Te quiero!!

Anubis dijo...

Y me quede de culo, asi nomas te lo digo...me emocioné sin ser la destinataria (no quiero imaginar lo que sintió ella).

Que lindo leerte! que buena manera de regresar Flor!

Besos enormes y no te pierdas, si?

Zippo dijo...

Rosario parece estar cerca siempre... vaya uno a saber que está más cerca de vos que Rosario, no? Pero, esas son cuestiones que sólo vos pensás-dirás... la verdad, me alegra leer cosas escritas con el dorazón y no sólo con las manos. Un beso, Flor... cuidate.-


Tenés que conocer Córdoba... acá no hay ese ambiente a viejo tango en las esquinas, no se respira tanto el nuevo rock de las cavarnas, como por allá... pero, tiene su no sé qué, que la hace hermosa y querible... por lo menos a mi.

zippo dijo...

Era 'Corazón' no 'dorazón'

fe de erratas.. jaja

Uninvited dijo...

*wolf

(ustedes me entienden :P)

y abrazo en silencio, si no jode :)

Ex-periencia MOROCHA dijo...

Primera vez que paso.

Me encantó el relato de Baires- Rosario...increíblemente bien narrado!


Beso

doble visión dijo...

Me has dejado sin palabras... Hacía mucho tiempo que no leía un texto/poético/narrativo con semejante calidad... perfecto, bien concebido, con una síntesis justa para dejar el mensaje... y un mensaje pletórico de todos los sentimientos. Me encantó.
Es el tipo de texto que uno siente envidia de no haberlo escrito.

saludos
marcelo

Flor dijo...

Bueno, volvimos las flores y yo me metí acá y leí esto y no me pude contener y se me cayó una lágrima. Me emocionó a montones tu texto porque tiene ese saborcito de que no salió de la cabeza sino del corazón y eso es muy valioso.
Ahora, me metí en un gran enredo: no sé si quiero ser vos por como escribís o si quiero ser Ceci para saber que se siente leer algo así.

Un beso grande desde Córdoba.

PD: te gustan los redondos como a mí. Eso es fantabulosico.

ani. dijo...

Flor! Venía de vez en cuando a ver si habías vuelto, y hoy sentí que tenía que venir... me alegro mucho de que estés otra vez por acá, de verdad.
Besos!

Regina dijo...

Precioso.

Un saludo.


Regina