25 de febrero de 2007

44° C

Calentamiento global, masa de aire proveniente de latitudes tropicales, efecto invernadero, derretimiento de los polos, crecimiento del agujero de ozono, etc etc etc.
Qué se yo cuántos fenómenos climáticos me nombraron hoy.
Calor, calor y más calor.
Estado "babosa deshidratada": On.
Cuando cualquier movimiento se convierte en un esfuerzo casi sobrehumano lo mejor es huir hacia algún ventilador en su máxima velocidad que nos alivie un poco la existencia.
Nota mental: envidiar (sanamente, muy sanamente) a los que tienen aire en sus hogares.
Pasos a seguir: ir a la pieza, tirar el colchón justo abajo del ventilador, quedarse ahí (aquí se puede optar por dormir o no). Se recomienda no pensar demasiado, ya que todo paso de energía de una forma a otra implica una pérdida en forma de calor... y lo que menos queremos es más calor. Cerrar los ojos.
Ojos cerrados, mente casi en blanco.
1, 2, 3 segundos... no es momento para acordarme de vos, ¿querés que juguemos a que desalojás mi cabeza?
1, 2, 3 segundos... ¿no te vas a ir? Ni sueñes que te voy a servir algo fresco.
1, 2, 3 segundos... ok, 44° C y yo pensando en vos.
En algún momento me dormí.
Cuando me desperté recordé que lo había recordado.
Escribí mentalmente.

Ayer tu equipo jugó contra el mío. No pude evitar pensarte. No pude evitar recordar que la última vez que nos habíamos enfrentado en la cancha todavía teníamos ese "algo en común".
Busqué en el celular esos mensajes (sí, todavía los guardo todos en la carpeta con tu nombre, llevando a su máxima expresión mi patetismo). Los leí y me sentí de nuevo como en aquellos días. Recordé exactamente ese partido. Me ví sentada frente al televisor y te volví a imaginar entre esa multitud que ocupaba las tribunas. Siempre del lado de enfrente, eso nunca va a cambiar. Después de aquel partido (que también habías perdido) me dijiste que trascendíamos las barreras futbolísticas. Me contaste una historia de un equipo inventado en el que jugábamos los dos. Hace poco tiempo volviste a usar esa historia para referirte a nosotros. Me seguís repitiendo que jugamos juntos. Pero no, porque ayer en la cancha tu equipo se enfrentó con el mío. Pero no, porque vos sabés que en la vida tu equipo me juega en contra.

44° C de térmica no le hacen bien a nadie.

11 comentarios:

Max dijo...

pero puede provocar buenos escritos, o no?

Flor dijo...

No sé, eso lo evaluarán ustedes...

wallyzz dijo...

me parece que el calor confirma mi teoria de que estanmos en el infierno, ya nos morimos y estamos en el infierno !!!!

Terrorista Emocional dijo...

¿alguien anduvo pidiendo un chico lindo?

Flor dijo...

Wallyzz: Todo puede ser, hasta que se demuestre lo contrario es válida tu teoría.

Terrorista: ¡Sí! Yo :) ¿Vos tenés alguna información que me pueda servir?

numaleon dijo...

No es momento de pensar.

Meru dijo...

Turún?

Le salió el chamuyero furioso al Sr Terrorista? ^^

Pensar demasiado hace mal.
Mujer, te noto con tendencias a sobrepensar, por lo que he leído .. emm.. deberías dejar de hacerlo :P

Saludos!

Flor dijo...

No pensaaar, nooo pensaaar...

Se me vino Mollo con sus comentarios :)
Lo voy a tener en cuenta, muchas gracias :)

Dr. CroW dijo...

¿Alguien pidio un flaco fiero?... digo...
Muy bueno el texto en verdad, me trajo algunos ecos antiguos de cosas olvidadas, gracias.

Bender dijo...

El calor sólo es lindo cuando es en el otro hemisferio. Iría a protestar contra el gobierno por el calor, pero el clima no acompaña...

Javo dijo...

totalmente ientificado con este post, aunque con 4 grados menos, pero qué importa si me cagué de calor igual.
moraleja: el calor no es bueno para desalojar indeseables de la cabeza no?

saludos