25 de enero de 2007

NO HAY DERECHO

Algunas personas nos sentimos así a veces: al revés del mundo. O al derecho. O al izquierdo. O al menos yo y mi otra parte, que también soy yo, nos sentimos así a veces. Porque nunca se termina de entender quién está en la posición correcta y quién en la equivocada, o por lo menos opuesta.
Mi opinión es que la vida está mal señalizada, las flechas de dirección deberían ser más evidentes, o por lo menos más grandes... no sería mala idea que también fueran luminosas y hechas en neón, un estilo muy "Las Vegas", nada despreciable. Y si de pedir se trata (vamos a hacerlo en grande), podríamos convertirlas en musicales... aunque no estoy del todo segura de la conveniencia de este detalle. En realidad, estoy segura que no, no toleraría que me direccionen la vida musical. Y ahora que lo pienso tampoco me gustaría que me direccionen la vida general. ¡Ay! Mi solución no sirve, ¿no? Ok, ok... olvidemos el tema de las flechas (aunque hubiesen quedado lindas). Busquemos caminos alternativos.
Imaginemos que aquí hay una línea de partida pintada en el suelo frente a nosotros. Antes de dar el primer paso, es importante definir qué se entiende por "dirección correcta". ¡Ah sí! Más rápido que inmediatamente caemos en una laguna pantanosa. No hay respuesta válida a esta pregunta, o al menos, no hay una única respuesta válida. Es más, creo que existen tantas respuestas válidas como personas han existido en este mundo... sumadas a todas las venideras. Una cifra poco práctica en términos administrativos u organizativos. Borremos la línea de partida o no podremos dar un sólo paso en esta cuestión.
Sentido común, intentemos ponerlo en práctica. ¿Sentido por sensación o sentido por dirección? ¿Común por corriente o común porque es de todos? Si hubiera un sentido (dirección) común (de todos) creo que mi problema estaría resuelto... pero en realidad, no puedo permitirme tal sesgo en el marco de mi investigación, no tengo fundamento alguno (más que la simple preferencia) para optar por esta acepción. Otro callejón sin salida.
Música, volvamos a la música... un poco de Sumo no viene nada mal (y un poco de zumo tampoco vendría mal, de naranja si es posible, gracias). Creo que ahora sí vamos a tener algo de claridad en el asunto...

"Revés al panza tu viendo... Yo estoy al derecho, ¡dado vuelta estás vos!"


El Cieguito Volador

Los murciélagos son tétricos
Dan miedo y terror
Y nunca están limpios
Los murciélagos se quedan abrigaditos
En cuevas tristes
Los murciélagos tienen alas de cisne
Y se cuelgan hacia arriba
Viendo tu panza al revés
Viendo tu panza al revés
Los murciélagos vuelan sin problemas
Los murciélagos tienen radar
Los murciélagos lucen mejor cuando la noche es rara
A los murciélagos no les importa... Batman!
Revés al panza tu viendo!
Revés al panza tu viendo!
Yo estoy al derecho!
Dado vuelta estás vos!

Sumo

1 comentario:

Max dijo...

Si no hay derecho, tampoco hay revés.
Entonces ¿qué hay? ¿Hay algo?